domingo, 5 de junio de 2011

EL 5 DE JULIO DESAPARECIÓ BARRIO A JURO


RESEÑA HISTÓRICA DEL BARRIO 5 DE JULIO DE CORO 


 Hernán blanco




Génesis de una Comunidad 

Ubicación Geográfica 


El barrio 5 de Julio antiguo Barrio Ajuro esta ubicado al sur este de la ciudad de Coro en los límites de la Parroquia San Antonio con San Gabriel, en el Municipio Miranda del Estado Falcón.
Las grandes extensiones de tierra baldías al  Sureste de la ciudad de Coro, fueron tierras que desde la época de la colonia pertenecieron a las clases dominantes de entonces, siendo utilizadas como todas las tierras que rodean la ciudad, en las actividades de producción agrícola. 

Los Primeros Pobladores

Estos terrenos en la década del 50 estaban casi abandonados, solo cuatro familias  quedaban en el área haciendo uso de la tierra, Arcila, Vargas. Petit, Amaya Trompiz, Villavicencio. Estos terrenos algunas veces fueron cultivados por sus propios propietarios y otras veces eran arrendados a particulares. Ahí se cultivaba tomate y el pimentón entre otros rubros, en otros solo había pastizales.  El resto eran rastrojos baldíos cubiertos por la típica flora predominante de la geografía falconiana como son: el cují, el cardón, el yabo y el olivo y otras variedades de tunas. Por este lugar atravesaban varias quebradas que en tiempo de lluvia descargaban sus aguas al mar. También pasaba por este lugar el ferrocarril Coro La Vela por una pica que dividía el terreno en dos partes. La tradición oral comenta que este sitio recibía el nombre de Valle frío. Por este lugar era frecuente ver pasar a la gente a buscar leña, datos y a cazar ya que abundaban los conejos y las iguanas que eran parte de la dieta del coriano pobre de entonces.



                                                                       JUANA PEROZO


                                                                      Bartolo Perozo





Esta tierra que dividía los rieles del tren, el lado sur  presuntamente era de los García Iturbe. Esa era la información que conocían los hijos de Juana Perozo cuando decidieron limpiar un pedazo de aquel terreno en la propia vía del tren, para construirle una vivienda a su señora madre, el cual ocuparon en el año 1956 cuando decidieron venirse de El Platero a fundar la comunidad de Barrio Ajuro, como sus primeros habitantes. Posteriormente llegaron otras personas siguiendo el ejemplo de Silvestre y Bartolo  Perozo. Estas personas eran entre otra y otro Ramón Cumare, Alejandrina Amaya, Natalio Petit, Felicita Reyes, Guillermo González, Juan Reyes, Oscar Pirona,  Etanislao Perozo y por supuesto Juana Perozo.
Eran los tiempos de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, todavía estaban funcionando aquellas famosas cañerías que venía del malecón de Caujarao y que atravesaban la ciudad para regar algunas de las huertas que aun quedaban dispersas por la geografía coriana. Esta fue una de las razones por la que los hijos de Juana Perozo escogieron aquel lugar para hacer su casita, ya que muy cerca pasaba el arroyo de agua cristalina que llevaba agua hacia la residencia del Gobernador de entonces, el Coronel Vegaz Cárdenas, la huerta de los Delima, el Trapichito y la Teneria que estaba cerca de Radio Coro. De esta cañería  tomaban en agua para satisfacer las elementales necesidades aquellas familias que comenzaron a poblar la naciente comunidad 

  


                                                                  Fortunato Reyes.

 
Paralelamente a este grupo de familia, en el extremo norte, había otra extensión de terreno ocioso y enmontado que había sido convertido en un basurero. 

En ese terreno presuntamente ajeno, había puesto su mirada un joven pecayero que faenaba en la huerta del Doctor Gámez, el cual comenzó a planear en su mente la posibilidad de construir un rancho para su amada y sus hijos. Fortunato Reyes se llamaba aquel hombre que comenzó a limpiar el punto donde había puesto el ojo y así mismo comenzó a cargar los horcones y las latas y toda variedad de pertrecho para hacer realidad su sueño. 

No pasó mucho tiempo cuando comenzaron a llegar los emisarios de los presuntos propietarios alertándole de su pérdida de tiempo en aquella construcción, los cuales le recomendaban no insistir en el intento  porque dichas tierras eran de propiedad privadas. Fortunato se hizo el sordo y comenzó a trabajar de noche. Muchos fueron los amigos que se le acercaron para decirle que corría peligro en esas tierras, algunos le metían miedo con la policía otros lo llamaban loco. Cando ya tenía su casa lista para habitarla apareció Justiniano Arcila Reclamando el derecho sobre la propiedad. Este le dijo: -esta bueno el ranchito pero será para mí porque te voy a sacar de aquí-. Pero aquellos comentario y amenazas no hicieron mella en la voluntad de Fortunato que estaba decido a seguir para adelante hasta las últimas consecuencia. Fue así como el año 62 se mudó con sus cachivaches, mujer e hijos, siendo secundado  posteriormente, por Francisco Valera, Felix Cobis, Pedro Pirona, Juan Garabito, y Juan Hernández. A partir de ese momento se desató la invasión desordenada de aquella propiedad, por mucha gente mayormente pobre, venida de todas parte que cayo como langosta en aquella tierra para terminar de consolidar aquel anárquico poblamiento que se conoció como Barrio Ajuro, por la persistencia de los invasores a negarse a salir del espacio que era reclamado por los presuntos propietario, con quienes mantenía una permanente querella, situación en la que debió mediar la municipalidad para resolver el conflicto entre las partes.

Esta naciente comunidad se caracterizaba por ser unos de los barrios más pobre de la ciudad, en la cual se acumulaban todos los problemas de la pobreza extrema, enfermedades, desnutrición, desempleo, inseguridad, violencia doméstica, alcoholismo, además de la carencia de los necesario servicio públicos, como agua luz, salud, asfaltado, aceras y educación.
                                
                                               Líderes fundadores de la Comunidad


Cuando las cañerías desaparecieron, estos primeros habitantes de Barrio Ajuro pasaban muchas penuria paro proveerse del preciado liquido. Esta tenían que buscarla en el tanque de Bobare. Algunas veces la recibían de los camiones cisternas  de que disponía la Gobernación del Estado para ofrecer el servicio a las comunidades. Por mucho tiempo estuvieron cargando el preciado liquido en tobos, latas, al estilo tailandes con el típico palo horizontal sobre  la espalda  con unos ganchos en los extremos. Las mujeres llevaban los tobos en la cabeza.

Un día se animaron algunos miembros de la comunidad  a gestionar ante las autoridades  y entre los vecinos para traer el agua desde Bobare. Una vez conseguido los recursos se organizaron para excavar una extensión de casi 300 metros, donde colocaron la tubería que trajo no solo el agua de la vida sino el descanso para aquella juventud que todos los días tenía que hacer tan penoso oficio. En esta excavación trabajaron entre otros, Fortunato, David Chirinos, los Hijos de Felipa Ollarves, Teodoro Chirinos y Manuel Sánchez. La primera pluma de agua la ubicaron cerca de la casa de Enrique Chirinos entre la Calle Libertad y el Callejón Libertad las cuales fueron primeras calles de la comunidad.

Las primeras luchas de la comunidad comenzaron con el Gobierno Municipal  de Jesús (Chucho) Curiel, dirigente de U.R.D. Esta organización Política estaba representada por Andrés Arcila, Columba Tambo, Estanislao Perozo y Domingo Reyes, primeros luchadores sociales de la comunidad.

TEÓFILO GERMAN
Acción Democrática estuvo representada por Teofilo Germán, Eduardo Martínez, Ignacio Zamora, Armando Qiñonez, y Eustaquio Sánchez

Otros líderes de fueron Oscar Piña, Oneida Becerrit, Carmen de Chirinos   Eduardo Martínez, Jesús Hernández, Manuel Perozo,  Ismael Zárraga, Rafael Gómez. y Silvio Riera. Estos personajes y seguramente muchos que nadie recuerda impulsaron con gran entusiasmo todas las luchas reivindicativas en procura de una mejor calidad de vida para todos los pobladores de este gran barrio de la ciudad de Coro.

Fue un 5 de Julio de 1973 que Teofilo Guzman, presidente de la primera Junta  Pro mejora, quien junto a otros miembros de la comunidad, a raíz de un encuentro de béisbol entre el Barrio San José y Barrio Ajuro, embriagados por el triunfo que habían obtenido ante el equipo rival del Barrio vecino, decidieron cambiar el nombre del barrio en honor a los Padres de la Patria que hicieron posible liberarnos de España y también por ser esta la fecha de aniversario de dicha junta la cual se constituyó un 5 de Julio.   

En 1973 cuando se toma la decisión de cambiar el nombre de la comunidad los habitantes del sector sur, donde Vivian la mayoría de los fundadores no quedaron muy contento con la imposición de los adecos, creándose de esa manera las condiciones para una división que no tardaría en llegar. El  malestar entre los dos sectores se profundizó con la construcción unas casas populares denominadas Las Barracas, para alojar unos damnificados que en ese tiempo habían dejado las lluvias en 1981 y que vino hacer como la gota que derramó el vaso, porque a partir de ese momento la zona comenzó ser etiquetada como insegura, asegurando los del sur que era por culpa de los del norte porque allá era donde estaban Las Barracas.  En 1998 con la llegada de un nuevo gobierno de corte revolucionario bolivariano, que proponía la democracia participativa y protagónica a través de la nueva modalidad de organización comunal, se dieron las condiciones para que se produjera la formal división territorial de la comunidad, que de hecho ya existía. Fue en el año 2000 cuando se inició la formal independencia  de ambos sectores comenzando una nueva historia con dos comunidades compartiendo un nombre común, en dos espacios cultural y geográficamente distintos.

En la actualidad cada comunidad funciona independientemente una de la otra, regida cada cual por su Consejo Comunal, órganos de participación en la vida política y social de los vecinos.

La comunidad de 5 de Julio norte esta constituida por 420 familias que residen en 383 casas para un total de 2100 personas.

El Barrio 5 de Julio Norte limita por el Norte con la Av. Ramón Antonio Medina, por el Sur, con el Barrio 5 de Julio Sur, por el Este con el Barrio San José y por el Oeste con el Barrio Bobare.

El nivel de desarrollo de esta comunidad se evidencia en el en el Centro de Educación Inicial, “ Menca de Leonis”, La Casa Comunal "Teofilo Germán" En el Modulo Policial "Las Barracas"  y una cancha para la actividades deportivas. También es importante hacer mención al programa de la Misión Barrio Adentro,  que dirigen los Médicos Cubanos, cuya presencia permitió que se construyera el modulo de atencion  integral de salud. 

La Institución Comunal del Barrio 5 de Julio Norte lleva el nombre de un gran hombre, muy apreciado y estimado por la comunidad por su entrega y espíritu de sacrificio al servicio del desarrollo comunitario. Este gran líder fue Ismael Zarraga.      


Inicio del Sistema Educativo


Según la opinión de Bartolo Perozo la primera Escuela funcionó en la casa de Oscar Pirona y posteriormente en el año 1965 en la casa de Juan Garabito en la calle libertad. Respecto a la primera maestra hay opiniones encontradas entre los que creen que fue Argelia Villalobos y entre los que piensan que fue Carmen Cobis. La tercera sede de la Escuela estuvo por mucho tiempo donde actualmente esta el INCE. Ahí estuvieron coordinando dicha Escuela María de Jesús Jiménez, en 1975 y Yolanda Díaz Romero en 1980. En 1986 la administración del Presidente Luís Herrera Campìns construye una moderna instalación de 2 pisos a donde definitivamente se establece la Escuela siendo la Directora de esta moderna Institución Morela Leal de Medina y subdirectora Berta Barroso.

EL COMERCIO

Los primeros negocios que se establecieron en la comunidad fueron la bodeguita de Juan Hernández y los bares Brisas de las Calderas y el Isirito de Elías Rivero.
 
La comunidad Cristiana Católica

La vida cristiana de la comunidad comienza con la llegada del Padre Carlos Laurel en el año 1988  el cual reunía a las ovejas del Señor para dar la catequesis y la Santa Misa debajo de un Cuji, que estaba ubicado en la calle Nueva entre el Callejón Sucre y el Callejón Los Perozos, en donde posteriormente se construiría el templo bajo la advocación de San Miguel Arcángel, a finales del  año 1989. El Padre Laurel fue sustituido en la parroquia Santísima Trinidad por el Padre Julio Urrego en el año 1993. En la actualidad el Barrio 5 de Julio forma parte de la Parroquia San José. Los creyentes de esta comunidad acuden a los servicios religiosos, en los templos católicos de Bobare y San José. 

En esta comunidad también están presentes otras organizaciones cristianas como los Testigos de Jehová y los Adventistas. 

1 comentario:

  1. Excelente! Gracias por esta sistematizacion digital de las historias locales del estado Falcon.

    ResponderEliminar